Eso sólo lo saben los chinos.  Los chinos y los oportunistas. Los demás creemos que son cuentos.  Cuentos chinos.

 

Y no entendemos nada.  Por eso cuando hay algo que no entendemos decimos que está en chino.  ¿Por qué no decimos que está en inglés o alemán?

 

Yo creo que es porque no entendemos a los chinos.  Aunque ellos si nos entienden a nosotros.  Nos entienden a nosotros y entienden muchas otras cosas más.  Como la crisis.

 

Nosotros en cambio, no entendemos nada.  Y lo peor es que no nos preguntamos nada y nos creemos todo.  Sobre todo si lo escuchamos en el noticiero o lo leemos en el periódico.

 

Nos creemos cualquier cosa y defendemos lo injusto.  Prejuiciamos sin valores.  Y  nos basamos constantemente en nuestras experiencias y en lo que nos metieron en la cabeza nuestros padres, nuestros maestros y nuestra sociedad.  Nuestro sistema.

 

De ahí que prefiero el caos.  El caos nos permite ser libres.  Nos confunde, nos obliga a ordenar y resolver, claro, es que todo resuelto no tiene gracia.  Y mucho menos sentido.

 

Además los chinos son la 5ta parte de la población mundial, eso significa el 20 %.  Hay países como España que no llegan ni al 1%.  Con nuestra manera de pensar, los chinos siempre tienen razón.  Son muchos más.  Siempre justificamos nuestras afirmaciones diciendo que lo dice todo el mundo.

 

Menos mal que yo me creé mi propia parte del mundo, y bueno como allí soy la mayoría, yo siempre tengo la razón.  Como los chinos.